Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Game over a la educación clásica

Los videojuegos han dejado de ser simplemente una forma de entretenimiento y se han convertido en una herramienta poderosa para el aprendizaje y el desarrollo de habilidades

La combinación de tecnología, interactividad y narrativa que ofrecen puede ser aprovechada en el ámbito educativo. Minecraft, un videojuego sandbox con más de 140 millones de usuarios activos, nos brinda un ejemplo representativo del potencial de los videojuegos en este ámbito. 

Minecraft se basa en explorar y construir un mundo dinámico a través de bloques de metros cúbicos y cumplir una serie de misiones (conseguir recursos, combatir contra criaturas hostiles, explorar caminos o mundos, etc), en un entorno con vegetación, criaturas y objetos. ¿Qué habilidades pedagógicas se ponen en práctica en el Minecraft?

En este videojuego los jugadores se sumergen en un mundo virtual abierto, donde tienen libertad para construir, experimentar y descubrir. Los jugadores pueden edificar estructuras, ciudades, crear paisajes e incluso replicar monumentos históricos con un alto grado de detalle. Con ello, fomentan la expresión artística y la creatividad del jugador. 

Además, por la propia naturaleza del videojuego, la experiencia se enriquece si se construyen proyectos conjuntos y se resuelven desafíos en grupo. Esta colaboración promueve una comunicación efectiva, la toma de decisiones y el aprendizaje del trabajo en equipo. 

Asimismo, durante todo el desarrollo del juego, los jugadores utilizan el  pensamiento crítico y el razonamiento lógico para resolver problemas, diseñar estructuras eficientes o superar amenazas u obstáculos.

Su potencial como herramienta formativa fue reconocido con el lanzamiento en 2016 de una versión educativa propia, Minecraft: Education Edition. Esta versión del juego funciona a través de módulos y lecciones que los profesores crean, a través de las cuáles se pueden abordar áreas como Historia, Geografía, Programación o Matemáticas, entre otros. Ha demostrado ser una herramienta multidisciplinar y versátil con una gran acogida entre la comunidad educativa. 

Por lo tanto, cada vez es más popular la apuesta por la gamificación, la técnica de aprendizaje que traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo-profesional. Los videojuegos son una de las herramientas más accesibles y potentes, ya consigue combinar diversión y aprendizaje en experiencias atractivas y lúdicas, enseñando a los estudiantes conceptos y habilidades clave de una manera original. 

Comparte con el mundo

NEWSLETTER

Te enviaremos las últimas novedades interesantes.