Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

5 Ejemplos de publicidad navideña: despierta tu imaginación

Los anuncios navideños no solo deben buscar transmitir un mensaje pegadizo y una imagen rompedora para conseguir el mayor número de ventas en la época del año en la que la gente está más abierta a gastar su dinero. Además, la publicidad navideña debe apelar a los sentimientos más íntimos del público objetivo, ya que se trata de unas fechas muy especiales en las que priman el amor, la amistad y el sentimiento de falta por los que ya no están.

Planificar una buena campaña de publicidad navideña, por tanto, es mucho más que hacer publicidad. Hay que comunicar valores, transmitir que se está junto a las personas muy por encima de pretender que inviertan su dinero en una marca o en otra. Por eso, aunque hay muchos spots navideños que podríamos destacar, hemos escogido 5 de los que más nos han llegado en los últimos años. ¿Preparados para un viaje en el tiempo de los que no dejan indiferentes?

El calvo de la Lotería de Navidad

Empezamos por uno de los anuncios de Navidad más míticos de nuestro país. Y aunque hace años que el actor que le dio vida se jubiló, todos lo guardamos en la memoria como uno de los espectáculos más deliciosos de la época navideña… ¡al ‘calvo de la Lotería’ le conoce todo el mundo!

Este particular viajero del tiempo recorría distintas escenas navideñas en blanco y negro, en tonos sepia e incluso a color en sus últimas versiones mientras sonaba una reconocible música para terminar soplando sobre la palma de su mano y esparciendo los números del sorteo más esperado del año.

Al final, un eslogan de lo más atractivo: “Cada Navidad, tus sueños juegan a la Lotería. Que la suerte te acompañe”.

Por supuesto, desde la retirada del británico Clive Arrindell, que así se llamaba, hemos seguido viendo grandes campañas de publicidad navideña de Lotería Nacional, pero esas sensaciones que la organización consiguió despertarnos entre los años 1998 y 2005 serán difícilmente repetibles.

Anuncio lotería de Navidad año 2004, “El calvo da color a la navidad”

Vuelve a casa por Navidad, de El Almendro

Y si el calvo de la Navidad nos mantuvo pegados a la televisión durante casi una década, más años aún llevamos escuchando una de las canciones más tarareadas de la época navideña, la de la publicidad navideña de turrones El Almendro y su “Vuelve a casa por Navidad”.

Jugando con el doble sentido de que la marca vende un producto estacional que regresa a los hogares en fechas navideñas, la compañía siempre nos muestra a madres recibiendo a hijos tras meses fuera de casa y a familiares reencontrándose tras todo un año sin verse.

Y es que, si tienes una ventana muy pequeña para poder vender tus productos, apelar a los sentimientos más básicos de la época navideña parece lo más inteligente. Puede haber turrones que estén más ricos o que sean más económicos, pero El Almendro es el que vuelve a casa por Navidad y eso no hay quien lo ponga en duda.

Creo que mi padre es un Elfo, de El Corte Inglés

La publicidad navideña de estos centros comerciales caló tan hondo que pudimos ver varias versiones más, aunque la primera de todas fue aquella mítica “Creo que mi padre es un Elfo (¡sí lo es, sí lo es!), ¡es un Elfo!”.

Y es que, aunque los adultos sabemos perfectamente quién deja los regalos debajo del árbol, convertir a los padres en los protagonistas por delante de Papá Noel o los Reyes Magos con una canción así de pegadiza fue todo un acierto. Al fin y al cabo, ¿quiénes son los que tienen que encargar los regalos? ¡Pues eso!

Tenemos que vernos más, de Ruavieja

Y llegamos a la parte del post en la que nos ponemos sensibles, ¿aunque qué artículo de publicidad navideña estaríamos escribiendo si no soltásemos alguna lagrimilla?

Ruavieja, una marca de bebidas espirituosas, decidía lanzarnos un dardo directo al corazón. ¿Cuánto tiempo creemos que nos queda con las personas a las que más queremos?

Con este experimento y su “Tenemos que vernos más”, esta compañía no solo consiguió vendernos su producto, sino que se consolidó como una de las compañías más navideñas del panorama nacional, ya que desde entonces no podemos dejar de esperar a ver con qué nos sorprenden.

Anuncio Ruavieja 2018 – Tenemos que vernos más

La vida es lo que pasa entre Navidad y Navidad, de Suchard

Por último, le llega el turno a Suchard, una marca que, probablemente, ha hecho la mejor campaña de publicidad de 2023.

Una vez más, lejos de limitarse a contarnos lo deliciosos que están sus turrones, o la cantidad de años que lleva fabricándolos, la compañía decidía optar por contarnos un cuento de Navidad en apenas un minuto y medio de metraje.

En ella, observamos a una pareja de personas mayores preguntándose si lo han hecho bien en la vida y emprendemos un viaje en el tiempo junto a ellos y su gran familia hasta el momento en que ellos mismos la iniciaron con el embarazo de su primer hijo. Su eslógan, una vuelta de tuerca que nos recuerda lo importante que ha sido siempre su producto en nuestros hogares, “La vida es lo que pasa entre Navidad y Navidad”.

Suchard 2023 I La vida es

Fuera se quedan clásicos de la publicidad navideña como los anuncios de Freixenet y sus burbujas, los osos polares y el Papá Noel de Coca-Cola, las pirámides de Ferrero Rocher de Isabel Preysler o la chica que nunca ha llegado a encontrarle, pero que no por ello ha dejado de buscar a Jacq’s.

Estamos seguros de que todos estos ejemplos servirán a nuestros estudiantes del Grado Oficial en Publicidad y Creación Marca en Madrid para hacerse una idea de lo importante que es ir un paso más allá en el mundo de la publicidad navideña e innovar, pero sin dejar de lado algunos elementos clásicos que son innegociables en esta época tan señalada del año.

Comparte con el mundo

NEWSLETTER

Te enviaremos las últimas novedades interesantes.